Sionismo israelí comete crimen de limpieza étnica, apartheid y genocidio contra la población palestina

class=”alignnone size-full wp-image-6016″ alt=”foto-sionismoCrimenEtnico” src=”http://lospuebloshablan.org/lph/wp-content/uploads/2014/08/foto-sionismoCrimenEtnico.jpg” width=”720″ height=”342″ />

La ONU no decidió dividir Palestina en dos. No lo decidió tan simplemente porque la ONU no tiene mandato para dividir lo que no le pertenece. La Resolución 181 de la ONU de 1947 fue una recomendación, que debería haber sido debatida entre los habitantes palestinos, no utilizada unilateralmente por los colonos europeos sionistas para realizar una limpieza étnica asesina contra la población palestina autóctona. Fueron las masacres perpetradas por los sionistas contra la población palestina las que convocaron a algunos estados árabes vecinos, respondiendo a un clamor de solidaridad de sus pueblos, a enviar tropas a Palestina en su defensa. Como se sabe, estas tropas fueron repelidas por el muy bien equipado ejército colonial sionista, el cual aprovechó la ocasión para agrandar sus fronteras aun más de lo que recomendaba el injusto plan de partición de la ONU.

No es ser antisemita el negarle al sionismo su pretendido derecho a cometer el crimen de limpieza étnica, apartheid y genocidio contra la población palestina. De hecho, ese derecho no está implícito en la Resolución 181 de la ONU ni en ninguna otra parte que no sea en la mentalidad colonialista que se desprende del artículo de Claudio Lottenberg. Es el sionismo el que se ha arrogado ese derecho a la criminalidad, y por eso es un deber de todo ciudadano de bien luchar contra el sionismo, así como contra cualquier otra forma de injusticia.

La limpieza étnica continúa; no ocurrió solamente entre 1947 y 1948: vemos hoy un cerco asesino y ya 3 masacres a gran escala de poblaciones desprotegidas y desarmadas cometidas por el ejército colonial de Israel en Gaza, vemos las fronteras de las colonias sionistas expandiéndose en Cisjordania y Jerusalén Oriental a todo vapor, vemos el desplazamiento forzado de las poblaciones beduinas en el Negev/Naqab, vemos la discriminación y hostigamiento que sufren las poblaciones palestinas de la Galilea. Todos estos crímenes no pueden ser aceptados como la “autodeterminación del pueblo judío” porque la autodeterminación de un pueblo nunca puede constituir la negación de la autodeterminación de otro pueblo ni legitimar el crimen organizado.

Muy a diferencia del sionismo criminal, en la Red Internacional Judía Antisionista nos comprometemos incondicionalmente con las luchas de emancipación humana, de las cuales la liberación de los habitantes de Palestina y de su tierra es una parte primordial. Nuestro compromiso es el desmantelamiento del apartheid israelí, el retorno de los refugiados palestinos, y el fin de la colonización israelí de la Palestina histórica.

La histórica y progresiva limpieza étnica de la población palestina de sus tierras por parte del Estado de Israel contradice y traiciona una larga historia de participación judía en luchas de liberación colectivas. El sionismo – la ideología fundadora que se manifiesta actualmente en el Estado de Israel – echó raíces en la era del colonialismo europeo y se diseminó a continuación del genocidio Nazi. El sionismo se nutrió de los más violentos y opresivos hechos del siglo diecinueve, atentando contra los numerosos esfuerzos de una militancia de judíos en las luchas de liberación.

Y así, queda desenmascarada la última mentira, de que antisionismo es sinónimo de antisemitismo. El antisemitismo clásico europeo siempre rechazó al judío acusándolo de ser portador de una nacionalidad diferente. Esa visión étnicamente discriminatoria es precisamente la misma que adopta el sionismo al considerar la identidad del judío como una “nacionalidad”. Es exactamente esa misma premisa compartida por el antisemitismo y el sionismo, la que es categóricamente rechazada por el antisionismo. Por lo tanto, el antisionismo es una oposición al antisemitismo.

Los intereses sionistas pretenden enmascarar esta realidad que es más que obvia: encubrir el genocidio del Pueblo Palestino que está siendo perpetrado en nombre del sionismo.

Por: David Comedi | Red Judía Antisionista Internacional

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *