Presencia de la OTAN cerca de las fronteras rusas recuerda a la invasión de los nazis de 1941

Varios soldados de la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN durante un ejercicio militar en las costas de Ustka, norte de Polonia.

Varios soldados de la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN durante un ejercicio militar en las costas de Ustka, norte de Polonia.

EE.UU. traba la cooperación con Rusia en Siria y Ucrania y exacerba la presencia de la OTAN cerca de las fronteras rusas, observan expertos para plantear si es posible una guerra con Rusia.

“En las últimas dos semanas la Administración de Obama parece estar socavando la cooperación con Moscú en tres frentes de la Guerra Fría”, señaló el jueves el profesor estadounidense de la Universidad de Princeton y también de Nueva York, Steven Cohen, especialista en cuestiones sobre Rusia, según la revista norteamericana The Nation.

En su análisis, Cohen asegura que la aproximación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a las fronteras rusas recuerda la invasión de lo nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

En alusión al aumento de la presencia de fuerzas terrestres, marítimas y aéreas de la OTAN en las zonas fronterizas cerca de Rusia, bajo el alegato de provocaciones por parte de Moscú, Cohen asegura que, además de provocar el empeoramiento de las relaciones bilaterales entre Washington y Moscú, evoca a los rusos la invasión de Alemania en 1941 y advierte de que “la última vez que dichas fuerzas militares hostiles se movilizaron cerca de la frontera del país, terminó en una agresión”.

Respecto a Siria, el profesor universitario afirmó que Estados Unidos pone en peligro las negociaciones de paz en Ginebra debido a su postura condenatoria a los operativos antiterroristas rusos contra los grupos extremisats, así como su rechazo sistemático a la afirmación del presidente ruso, Vladímir Putin, de que solo el Ejército sirio y sus aliados luchan con eficacia contra los extremistas takfiríes.

En lo que concierne a la crisis de Ucrania, el experto sostiene que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) saboteó la única esperanza de poner fin al conflicto cuando la representante estadounidense ante esta entidad, Samantha Power, solicitó que Moscú devolviera Crimea a Kiev, consideración que no figura en los acuerdos de Minsk.

Además, el analista recordó que en Europa cada vez son más las personas que quieren el levantamiento de las sanciones impuestas contra Rusia, un paso al que se opone la Casa Blanca.

En los últimos años y, en especial tras la adhesión de la península de Crimea a Rusia en marzo de 2014, las relaciones entre el Occidente y Rusia han descendido a niveles no vistos desde la Guerra Fría, y las partes se han encerrado en una disputa profunda.

La Alianza acusa a Moscú de apoyar a las milicias del este de Ucrania. El Gobierno ruso rechaza la acusación y sostiene que la OTAN está utilizando la situación para acercarse a sus fronteras, además de recordarle que Rusia no es una amenaza para nadie.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *