Policías de Honduras se declaran en huelga porque no quieren matar al pueblo

fot-represHon

Cientos de efectivos policiales de Honduras se han declarado en huelga y se niegan a reprimir al pueblo que protesta por un supuesto fraude electoral en el país.

Ayer se declararon en huelga de “brazos caídos” y se niegan a reprimir a los manifestantes, que denuncian un fraude en las elecciones del pasado 26 de noviembre a favor del presidente Juan Orlando Hernández.

“En estos momentos estamos de brazos caídos (…) para manifestar nuestra inconformidad por lo que está pasando a nivel nacional. Nosotros somos pueblo y no nos podemos estar matando con el propio pueblo, nosotros tenemos familia”, indicó un portavoz de las unidades de las fuerzas especiales hondureñas, conocidas como COBRAS, en declaraciones a los periodistas durante un acto de protesta para expresar su negativa a reprimir a los manifestantes y hacer cumplir el toque de queda impuesto por el Gobierno.

La Policía Nacional, por su parte, publicó un comunicado para expresar su rechazo a la situación en el país, y pidió al Gobierno hondureño que busque la mejor salida a la crisis que se atraviesa el país desde hace más de una semana.

“Nuestro pueblo es soberano y a ellos nos debemos, por lo tanto, no podemos estar confrontando y reprimiendo sus derechos”, afirmó la Policía Nacional en la nota. “Abogamos a que se recupere la paz y tranquilidad para nuestro pueblo lo más pronto posible”, agregó.

Según el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras, el presidente Juan Orlando Hernández obtuvo casi un 43 por ciento de los votos, mientras que el candidato opositor Salvador Nasralla consiguió algo más del 41 por ciento de los sufragios. El anuncio de que Hernández había superado a Nasralla en el conteo de votos fue recibido con incredulidad y se habla de supuesto fraude en las urnas.

Las manifestaciones tras las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre en Honduras dieron lugar a que el Consejo de Ministros hondureño decretara el pasado viernes el estado de excepción y un toque de queda que regirá durante diez días para controlar las movilizaciones opositoras, en las que han muerto ya siete personas, conforme a los medios locales.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *