Medida de Trump en Al-Quds es ‘el beso de la muerte’ para la paz

El representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Estados Unidos, Husam Zomlot, pronuncia discurso en una conferencia.

El representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Estados Unidos, Husam Zomlot, pronuncia discurso en una conferencia.

La OLP juzga que reconocer Al-Quds (Jerusalén) como capital de Israel es el ‘beso de ‎la muerte’ para la solución de dos estados.‎

“Si se adopta ese paso, tendría consecuencias catastróficas (…) sería el beso de la muerte para la solución de dos estados, porque Jerusalén está en el centro de la misma”, advirtió el lunes el representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Estados Unidos, Husam Zomlot.

En declaraciones vertidas en una entrevista con la agencia británica Reuters, el responsable palestino se refirió a los informes que apuntan a que el presidente de EE.UU., Donald Trump, tiene previsto trasladar su embajada de Tel Aviv a Al-Quds y reconocer mañana miércoles esta ciudad como capital del régimen israelí.

Zomlot alertó de que si la Administración estadounidense llega a implementar esta polémica decisión, “la principal reacción (palestina) será estratégica y política”. Explicó que la OLP no tomará parte en “un proceso vacío”.

Este movimiento por parte de Trump también “sería una descalificación autoinfligida” para Washington, ya que Estados Unidos se convertiría en “parte del problema y no de la solución”, sostuvo el diplomático palestino.

La decisión de EE.UU. ha provocado duras críticas y condenas en el mundo musulmán y árabe: todos advierten de sus “peligrosas consecuencias”.

El sábado, el Movimiento de la Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) amenazó con una “Intifada” ‎en Al-Quds, si Estados Unidos reconoce a esta ciudad como capital israelí.‎

A su vez, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, expresó el sábado su “gran preocupación”, advirtiendo de que podría “alimentar el recurso de la violencia”.

El lunes, el gran Instituto islámico de Egipto, Al-Azhar, también condenó el plan de Trump, argumentando que la medida provocaría “muchos problemas”, ya que “Al-Quds es una ciudad árabe y palestina, es una ciudad que incluye monumentos históricos islámicos y cuenta con diferentes dimensiones religiosas”.

El mandatario estadounidense, ante las presiones internacionales, decidió aplazar el anuncio del traslado de la embajada a Al-Quds, y así están las cosas.

Los palestinos consideran la parte oriental de Al-Quds como capital de su futuro Estado y, además, la comunidad internacional niega la soberanía israelí en la zona este de la urbe tras su ocupación por parte de Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 y la posterior anexión en 1980.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *