Las tecnologías de información y comunicación en la lucha de clase del proletariado y su Partido

fot-TIC-luchaClases

Los movimientos revolucionarios se han pertrechado con las armas creadas y perfeccionadas por la burguesía, arrebatándoselas para usarlas contra ella, para acabar con su dominación y hacer realidad el poder de la clase obrera y construir el socialismo en camino a la sociedad sin clases. En ese sentido, el proletariado y su Partido marxista-leninista no pueden quedarse rezagados en cuanto al dominio y la utilización de las tecnologías de la información y comunicación en la lucha contra las clases explotadoras. Es necesario sumar a los medios, formas y métodos tradicionales de agitación y propaganda, los nuevos y novísimos medios para llegar a la clase obrera y las amplias masas populares.

Se está masificando de forma inusitada en el mundo el acceso a las nuevas tecnologías y medios de información y comunicación; su abaratamiento está permitiendo que se incorporen a la vida cotidiana de la población obrera y popular. Los partidos y movimientos revolucionarios en el mundo todavía están dándole un uso limitado a estas tecnologías y medios; no se debe desaprovechar convertirlos en armas efectivas de la lucha de clase del proletariado, no se debe dejar este nuevo frente de la lucha de clases a la burguesía y sus lacayos, incluidos los revisionistas y oportunistas. Sin embargo, este trabajo debe ser un trabajo militante y partidista, debidamente planificado y centralizado, buscando incorporar los esfuerzos aislados de individuos y colectivos, para potenciar su fuerza y efectividad.

Reproducimos a continuación un artículo de István Kóvacs del Partido Comunista Obrero Húngaro, que aborda el tema de la edad de la información en el movimiento obrero, planteando la tarea de enfrentar este problema de lucha con seriedad, estudio, planificación y organización. Pese a las profundas discrepancias con el partido húngaro – heredero del partido revisionista gobernante de la Hungría “socialista” y seguidor del “legado de János Kádár”, el capitoste jruschovista-brezhnevista que la encabezaba– consideramos que este trabajo es uno de los pocos que aporta al tratamiento y discusión de este importante tema.


La utilización de los medios partidarios en la lucha ideológica y política contemporánea de la clase obrera

Por: István Kovács

Miembro del Comité Central del Partido Comunista Obrero Húngaro 

El control de la información y la comunicación ha sido una de las principales fuentes del poder burgués desde los mismos inicios del capitalismo. Sin embargo, la aparición de Internet y de la comunicación inalámbrica los convierte en una altamente efectiva fuerza de opresión de las clases trabajadoras.

Al mismo tiempo, el uso de Internet y de la comunicación inalámbrica tiene una fuerte influencia en la lucha ideológica y política de la clase obrera. Por un lado, transforman las vías sociales de comunicación, lo que principalmente produce nuevos desafíos para la lucha de las clases trabajadoras. Por otra parte, el nacimiento de las nuevas tecnologías permite el desarrollo de métodos de comunicación alternativos y autónomos, y en general crea nuevos medios técnicos para la lucha de las clases trabajadoras.

La cuestión es si podemos obtener estas nuevas armas de la lucha de clases y aprender a usarlas contra las propias fuerzas capitalistas. Lenin escribió en 1920, en su obra “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo”: “sería insensata y hasta criminal la conducta de un ejército que no se dispusiera a utilizar toda clase de armas, todos los medios y procedimientos de lucha que posee o puede poseer el enemigo. Pero esta verdad es todavía más aplicable a la política que al arte militar.” [1]

El Partido Comunista Obrero Húngaro presta cada vez mayor atención a la utilización de internet y la comunicación móvil. No es porque los entendamos mejor que otros. Es únicamente debido al hecho de que luchamos en circunstancias difíciles, prácticamente aislados de los medios clásicos. Se debe a los graves problemas económicos que existen cuando tienes que pensarlo dos veces antes de gastar un solo euro. Estas circunstancias hacen necesario que encontremos las armas más modernas y efectivas de lucha política e ideológica.

La Sociedad de la Información y de la Red

– ¿Una salida de la crisis capitalista?

La burguesía contemporánea da nuevas interpretaciones del desarrollo social, declarando a la información y las redes como nuevos elementos organizativos principales de las sociedades modernas. Según estas teorías, la sociedad industrial está siendo sustituida por la sociedad de la información, en la que la creación, distribución, difusión, uso, integración y manipulación de la información se convierte en el factor económico, político y cultural más importante del desarrollo social.

Jan Van Dijk, Manuel Castells y otros científicos contemporáneos van incluso más allá, hablando de una nueva sociedad, una sociedad en red. Castells ha dicho “…la definición, si quieres, en términos concretos de una sociedad en red es una sociedad donde las estructuras y actividades sociales clave se organizan en torno a redes de información procesada electrónicamente. Por tanto no se trata sólo de redes o redes sociales porque las redes sociales han sido formas muy antiguas de organización social. Se trata de redes sociales que procesan y gestionan información y utilizan tecnologías de base microelectrónica.” [2]

Es cierto que una nueva vía de comunicación plantea un amplio abanico de preguntas fundamentales. La tecnología wi-fi como medio de organizar el acceso inalámbrico a datos digitales está ganando popularidad en muchos países. También se considera que tiene un inmenso potencial para llevar al acceso a Internet a comunidades pobres. El m-gobierno (gobierno móvil) es una extensión del e-gobierno (gobierno electrónico), de modo que los ciudadanos puedan acceder a la información pública, obtener servicios e implicarse.

También es un hecho que la apertura de la juventud a la nueva tecnología y su capacidad por dominarla y utilizarla para sus propios objetivos aleja a la juventud de la esfera de influencia de la estructura de socialización tradicional que incluye el hogar, el sistema educativo y los medios de difusión, incluso los partidos políticos. “El asunto crítico no es la tecnología, sino el desarrollo de redes de sociabilidad basadas en la elección y la afinidad, rompiendo las fronteras organizativas y espaciales de las relaciones”, declara Manuel Castells en su libro “Comunicación móvil y sociedad”. Y continúa: “Hemos observado una creciente tendencia de la gente, en diferentes contextos, a utilizar la comunicación inalámbrica para dar voz a su descontento con los poderes y movilizarse en torno a estas tesis.”[3]

Pero también es un hecho que la mayoría de los medios modernos está en manos de fuerzas y Estados capitalistas; específicamente los Estados Unidos controlan el nuevo sistema de comunicación, incluyendo Internet.

Podemos declarar que la burguesía moderna viola los valores tradicionales del capitalismo tales como la libertad de prensa. Los partidos comunistas pueden alzar su voz contra la violación de derechos y libertades democráticas y exigir el libre acceso a la información, la libertad de prensa, la democratización de la información pública.

El objetivo de la teoría de la sociedad de la información, de la sociedad en red, es ocultar la existente y real contradicción entre capital y trabajo, mostrar una salida más o menos realista de la profunda crisis económica y social del capitalismo. Los partidos comunistas y obreros, en el 10º encuentro en Sao Paulo en 2008, declararon sobre este fenómeno: “Poderosas campañas de diversionismo ideológico están tratando de ocultar los verdaderos orígenes de la crisis y bloquear la aparición de soluciones que serían del interés de las masas populares, que favorecerían una nueva correlación de fuerzas, un nuevo orden internacional favorable las fuerzas populares, de la solidaridad internacional y la amistad entre los pueblos”.

La información y las redes no cambian el carácter del capitalismo y, por esta razón, no pueden ser un remedio efectivo para sus problemas. La información es de gran importancia, pero la pertenencia a una clase social se define por la relación de cada cual con los medios de producción, es decir, por la posición de cada cual en la estructura social que caracteriza al capitalismo. Las redes también son unas muy importantes formas de organización de la sociedad, pero no sustituyen a las categorías más básicas de las clases sociales.

Los teóricos contemporáneos de la burguesía llegan a la conclusión de que las redes y las nuevas formas de organización social van a reemplazar a las organizaciones políticas clásicas, incluyendo también a los partidos comunistas. El revisionismo moderno también declara que, en lugar de partidos marxista-leninistas, necesitamos nuevas estructuras organizativas sin el estricto sustento ideológico y disciplina revolucionaria. Por eso los medios capitalistas hablan de la “revolución de Facebook” en Egipto en 2011, tratando de dar una falsa interpretación a estos acontecimientos.

¿Cuál es la realidad? La realidad es que los partidos comunistas tienen que jugar un papel crucial en la organización de la revuelta, dando orientación a la lucha y revelando el problema cardinal: el actual sistema de explotación, mostrando el camino al cuestionamiento fundamental del sistema de explotación. Las luchas pasadas y actuales corroboran esto en todos los lugares. La situación es cualitativamente diferente si las masas están educadas políticamente, si la vanguardia está organizada y el partido está consolidado ideológica y políticamente.

La edad de la información en el movimiento obrero

El ordenador es un instrumento fundamental de nuestro tiempo. Durante los recientes encuentros de partidos comunistas y obreros, cada vez más participantes leen su contribución con ordenadores portátiles, notebooks, iPad-1 e incluso iPad2. ¡Eso es bueno! El movimiento obrero debe estar al día en cuanto a la tecnología moderna.

Hace 20 años utilizábamos máquinas de escribir para preparar nuestros panfletos y documentos. Ahora el uso de procesadores de textos como el Microsoft Word se ha convertido en una práctica común en nuestros partidos. Incluso programas más complicados, como PowerPoint, ya no son un secreto. El teléfono móvil cambia la vida diaria, incluyendo el lenguaje y carácter de la comunicación, y los usos de la gente a la hora de buscar información.

Según nuestra experiencia, el procedimiento de aprendizaje es de gran importancia. Debemos enseñar a todas las generaciones del partido a no temer a los ordenadores y las tecnologías modernas, pero también enseñar a nuestra gente a no esperar maravillas, sino simplemente a aceptarlas y utilizarlas como medios técnicos de nuestra lucha política.

Posibilidades y límites de la prensa partidaria moderna

Prácticamente todos los partidos del movimiento obrero contemporáneo tienen sus propios periódicos. El uso de los medios impresos no es una invención del movimiento obrero. Fue inventado por el capitalismo, pero utilizado también para los objetivos de las fuerzas obreras.

El PCOH tiene también su periódico semanal. A Szabadság (Libertad), es el único periódico realmente de izquierdas que se publica sin interrupción desde 1989. En estos 20 años han cambiado muchas cosas, pero el credo principal del periódico sigue siendo el mismo: escribimos sobre cosas de las que no escriben los periódicos burgueses y, si lo hacen, lo hacen de forma diferente.

Hemos dado distintos pasos para modernizar nuestro semanario. Hemos modernizado su estilo y diseño. Hemos introducido en la distribución del periódico el método de los comunistas japoneses. Los representantes de las organizaciones distritales vienen a las sedes del partido los viernes para recoger los nuevos periódicos y los llevan a la organización local, para que luego los propios comunistas distribuyan las copias a los suscriptores. Este método permite ahorrar dinero que antes teníamos que pagar a los medios de distribución burgueses y, lo que es más importante, este método crea un contacto directo entre el partido y el pueblo.

A menudo recordamos lo que Lenin escribió en 1901, en su artículo “Qué hacer”: “el papel de un periódico no se limita, sin embargo, únicamente a difundir ideas, a la educación política y a atraer a los aliados políticos. El periódico no es sólo un propagandista colectivo y un agitador colectivo, sino también un organizador colectivo.” Y también tratamos de utilizar lo que escribió Lenin más adelante: “Con la ayuda y en conexión con un periódico se desarrollará automática una organización permanente que se comprometerá no sólo en actividades locales, sino también generales, enseñando a sus miembros cuidadosamente a observar los acontecimientos políticos, aprehender su importancia y la influencia que ejercen sobre varias capas de la población, y concebir medios adecuados por medio de los cuales el Partido revolucionario pueda influir en esos acontecimientos.”[4] 

No obstante, tenemos la sensación de que la prensa partidaria impresa tiene unos límites muy claros. Si queremos competir con los periódicos capitalistas, necesitamos enormes inversiones para cambiar nuestro semanario y transformarlo en un diario. Supongamos que tenemos este dinero y que podemos tener un periódico diario. ¿Qué ocurrirá? Lucharemos contra el capitalismo en un área donde tienen mucha más experiencia, cuadros, dinero, etc. Nunca les superaremos.

También debemos tener en cuenta que en Hungría todo el mercado de prensa impresa está en declive. La gente no lee periódicos. El mayor diario, Népszabadság, ha bajado de las 600 mil copias a las 67 mil. El progubernamental Magyar Nemzet imprime 47 mil copias. Entre los periódicos diarios sólo hay dos categorías que crecen: los sensacionalistas y los periódicos locales. Para A Szabadság, esas dos vías están cerradas.

Vamos a conservar y desarrollar nuestro periódico, pero al mismo tiempo sus funciones cada vez serán más complementadas por Internet y otras vías de comunicación inalámbricas.

Comunicación inalámbrica: ¿cuál es la realidad?

Las redes de comunicación inalámbrica se extienden en Hungría más rápido que ninguna otra tecnología de la comunicación. Esto se debe en parte al hecho de que en Hungría había habido una gran escasez de tecnología hasta 1990. También se puede explicar por el hecho de que las empresas extranjeras han considerado a las áreas vinculadas a la información como las más rentables para las inversiones.

El teléfono móvil es un instrumento esencial de la vida moderna. Los teléfonos móviles conquistaron el país muy rápido, y la mayoría de la gente comenzó a utilizarlos en lugar de los fijos. En Hungría podemos ver una tendencia que indica que los ingresos son ahora un indicador menos importante para la adquisición de teléfono móvil, al tiempo que el móvil llega a casi toda la población. Los móviles se han extendido por todos los grupos de la sociedad. En un país con una población de 10 millones, en 1999 había sólo 1,1 millones de móviles. En abril de 2011 el número ha crecido hasta casi los 12 millones.

En cuanto a Internet, en 1998 sólo había unos pocos miles de usuarios privados, mientras que en abril de 2011 hay unos 2 millones de usuarios de banda ancha, y 1,5 millones de usuarios de Internet móvil. Esto significa que hay unos 6,1 millones de usuarios de Internet en Hungría. El número de usuarios de Internet móvil está creciendo más rápido que el de los usuarios de la red fija. Es una tendencia mundial que podría tener muy serias consecuencias.

En Hungría, la difusión de Internet es mayor que la media europea (58,4%). El 70% de los jóvenes (menores de 25 años) utilizan Internet. Entre las generaciones mayores sólo el 20%.

El número de personas que utilizan diversos servicios de Internet está creciendo. En 2010, 1,6 millones de húngaros utilizaron Facebook. El 29% de los usuarios de Facebook tiene entre 18 y 24 años, el 27% tienen entre 25 y 34 años, el 14% entre 35 y 44 años.

Ésta es la vertiente técnica y social de la realidad que el Partido Comunista Húngaro debe tener en cuenta. Pero también existen importantes aspectos políticos. Todos los partidos burgueses utilizan Internet y la comunicación móvil. Pero si comparamos a los diferentes partidos, podemos ver que fue el partido de extrema derecha Jobbik (Partido por una Hungría mejor) quien convirtió Internet y la comunicación móvil en la principal arma para convencer al pueblo y llegar al parlamento húngaro en 2010.

Solíamos mencionar que Obama ganó las elecciones teniendo 2 millones de seguidores en Facebook y utilizando activamente otras formas de Internet. Pero no hace falta ir a Estados Unidos para ver cómo las fuerzas burguesas explotan Internet para sus objetivos. Jobbik, que era un partido desconocido, alcanzó el 14,7% en las elecciones europeas de 2009, y el 16,67% en las elecciones parlamentarias de 2010. Es cierto que Jobbik utilizó argumentos políticos que otros partidos no utilizaron, tales como el antisemitismo, o los sentimientos anti-gitanos, pero no obstante el muy amplio y complejo uso de Internet y de la comunicación móvil fue un elemento importante en su éxito.

Propagandista colectivo, agitador colectivo, organizador colectivo

Día tras día estamos más convencidos de que Internet y la comunicación móvil también podrían funcionar como un propagandista colectivo, como un agitador colectivo y como un organizador colectivo.

El teléfono móvil significa accesibilidad y micro-coordinación. Usamos móviles para establecer contacto rápido con todos los miembros del Comité Central y con los líderes distritales del partido. En 1994 había unos 10 móviles en el PCOH, incluyendo a tres miembros de la dirección. En 2006, el 98% de los miembros del Comité Central y el 90% de los jefes de distrito tenía móvil. En 2011, todos los dirigentes de estas categorías utilizan móviles para cuestiones políticas. Esto significa el envío de SMS para informar rápidamente sobre acontecimientos y posiciones del partido. El móvil es utilizado por la dirección del partido para conferencias telefónicas y para resolver problemas de forma efectiva e instantánea. El uso del móvil nos ha permitido reducir drásticamente los envíos postales, los gastos de telefonía fija y los gastos de viaje.

El teléfono móvil nos proporciona una gran oportunidad para la propaganda política. Debemos aprender de forma efectiva el lenguaje de la comunicación inalámbrica y el uso del límite de los SMS de 160 caracteres por mensaje. Ya se utiliza en algunas organizaciones pero aquí tenemos diferentes problemas. La gente mayor carece de experiencia en el envío de mensajes de texto. Las generaciones jóvenes tienen más experiencia técnica pero no saben cómo utilizarla para objetivos políticos. El coste del móvil también es una barrera. Una de las posibilidades de reducción de costes es utilizar una flota de móviles, lo que al mismo tiempo es un elemento adicional de disciplina interna, organización y la invitación a nuevos seguidores.

Los móviles dan lugar a una nueva variante del foto-periodismo. Ahora, los miembros locales del partido mandan al partido fotos de cada vez mayor calidad, utilizando el sistema multimedia de mensajes (MMS), para utilizarlas en prensa impresa, la web y otras formas de propaganda.

Los nuevos teléfonos móviles permiten guardar y transferir materiales de audio, incluyendo discursos de dirigentes obreros, música comunista, etc.

Internet puede usarse para tres propósitos principales. En primer lugar, para información y coordinación. Permite una muy rápida y efectiva distribución de la información para movilizar a los miembros del partido, simpatizantes y seguidores. En segundo lugar, para encontrar a gente y grupos que muestran interés hacia las ideas o la política del partido, y para crear esos diferentes grupos de seguidores. Nuestro partido utiliza para ello, en primer lugar, Facebook. En tercer lugar, Internet puede usarse para movilizar a la gente dando simultáneamente la misma impresión intelectual y emocional a un gran número de participantes. Si la gente puede seguir directamente en Internet un encuentro importante, tendrán la sensación de que todos estuvieron presentes y tuvieron las mismas sensaciones al mismo tiempo.

El uso de Internet para el trabajo político también tiene sus límites. En primer lugar, Internet es un arma, que no sustituye la esencia ideológica y política de nuestros mensajes. El mensaje ideológico y político correcto es de vital importancia. En segundo lugar, el trabajo con Internet exige del partido un sistema de trabajo más preciso, una rápida comprensión de la vida real. Internet es un desafío para el trabajo del partido y, al mismo tiempo, una posibilidad de modernizar nuestro trabajo. En tercer lugar, la autonomía de la información alternativa es relativa, y no puede cambiar el sistema social, y no sustituye a la dura y larga lucha política de los comunistas y las masas trabajadoras. En cuarto lugar, Internet y todas las otras formas de comunicación inalámbrica no sustituyen a otros medios de comunicación. En quinto lugar, no debemos perder de vista que el control de Internet está en manos de nuestro enemigo de clase, esto es, utilizamos “las armas que están en posesión del enemigo”.

Utilizamos Internet para información y coordinación. En 1994, sólo 2 miembros del Comité Central tenían ordenador personal y acceso directo a Internet. En 2006, más o menos la mitad de los miembros del CC tenía PC y el 75% tenía conexión a Internet. Decidimos crear en Budapest, y en todos los condados urbanos “centros móviles revolucionarios de información”, con móviles, ordenadores y acceso a Internet. Hemos alcanzado buenos resultados pero no hemos podido resolver el problema completamente. En 2011 todos los miembros del CC tienen ordenador personal o colectivo y acceso a Internet, y alrededor del 80% de las direcciones regionales han podido establecer sus propios “centros móviles revolucionarios de información”.

Estamos creando nuestro sistema de correo electrónico independiente, que incluye a cada vez más dirigentes centrales y locales del partido. El correo tradicional prácticamente no se utiliza, lo que ha dado como resultado una muy importante reducción de gastos.

Tenemos una experiencia positiva con Skype, que hace posible mantener contacto por vídeo de forma regular y directa, sin gastos adicionales. Algunas de las organizaciones utilizan mensajería instantánea como el MSN.

Nos enfrentamos a dos tipos de problemas. En primer lugar, los de carácter material. El CC intenta ayudar a las organizaciones con menos recursos mediante la obtención de ordenadores de segunda mano, dando asistencia técnica. El segundo problema tiene que ver con la necesidad de cambiar la forma de pensar de nuestros cuadros. Las generaciones más mayores no se dan cuenta de la extraordinaria importancia de la tecnología inalámbrica en el trabajo político. Tendremos que hacer esfuerzos muy grandes para convencerles de que Internet no es de ninguna manera un juguete moderno sino un arma que hemos de tener y aprender a usar.

El uso de Internet para la propaganda política se está haciendo cada vez más importante. Las fuerzas burguesas tratan de expulsar a los comunistas de todas las instituciones de la sociedad capitalista, incluyendo parlamentos, órganos de poder local, prensa y televisión. Aunque Internet está totalmente controlada por fuerzas burguesas, no obstante proporciona alguna oportunidad de crear fuentes alternativas e independientes de información y extender una subcultura izquierdista alternativa o directamente comunista.

No debemos olvidar otros dos aspectos importantes. En primer lugar, aunque Internet no es totalmente gratis y exige inversiones, el coste-eficiencia es mejor que en el caso de los medios impresos o electrónicos. En segundo lugar, Internet y la comunicación móvil se desarrollan muy rápido y puede haber algunos campos en los que nuestros partidos sean los primeros, o al menos estén entre los primeros. Esto es imposible en el caso de los medios impresos o electrónicos.

El primer problema que enfrentamos es la creación de bases de datos, listas de personas a quienes enviamos nuestros materiales. En Hungría necesitamos la recomendación de casi mil electores para tener un solo candidato a las elecciones. Eso significa que tenemos que crear una base de datos con direcciones y correos electrónicos de al menos 1000 votantes en cada distrito electoral para trabajar con ellos. Los partidos capitalistas ricos compran las bases de datos. Nosotros debemos recoger todos los datos con duro trabajo. En este campo nuestros resultados son aún muy pobres.

Enviar correos electrónicos para propósitos propagandísticos ha sido una práctica general. Ahora introducimos modernos sistemas de envío de vídeos incrustados a los correos electrónicos. Nuestra experiencia dice que la gente lee cada vez menos cartas, pero recibe con placer videomensajes.

Hoy en día casi todos los partidos comunistas tienen sus propias páginas web, que es una de las formas más comunes de uso de Internet. Este año, el PCOH ha cambiado la plataforma técnica y ha introducido nuevos métodos de trabajo. Gracias a estos cambios, el número de visitantes ha crecido rápidamente. Antes teníamos 80 mil visitantes al año, ahora tenemos 30 mil al mes.

Junto a la página central del partido, el Frente de Izquierda-Organización de la Juventud Comunista y algunas organizaciones regionales tienen sus propias páginas web. Es esencial alcanzar una coordinación de alto nivel de las diferentes páginas porque sin eso es imposible garantizar una propaganda efectiva de nuestra política.

Nuestro partido ha creado algunas otras páginas web, que no están conectadas formalmente con el partido pero que también están hechas por militantes. Se trata de páginas sobre trabajo social o desempleo. Este trabajo político indirecto tiene muchas ventajas.

Facebook, nos guste o no, es la red social más extendida, que da amplias oportunidades para el trabajo político. Para millones de personas, Facebook se ha convertido en una vía fundamental para estar conectadas, y su posición probablemente mejore dado que más consumidores utilizan dispositivos móviles cada vez más potentes (con foto/video + acceso de alta velocidad) y las opciones de comunicación de Facebook (como voz/video chat y otros servicios) siguen creciendo.

Aunque se diga que Facebook no fue diseñado como herramienta política, sus creadores observaron pronto que tenía un potencial particular. “Durante las primeras semanas tras su creación en la Universidad de Harvard en 2004, los estudiantes comenzaron a emitir sus opiniones políticas con un bloque de texto que incluía una declaración política”, dice David Kirkpatrick en su libro “El efecto Facebook”[5]. Es más, Facebook es la herramienta más obvia para los servicios secretos, ya que millones de usuarios comparten voluntariamente sus opiniones políticas y religiosas, lo que hacen, dónde van y quiénes son sus amigos. La gran mayoría de usuarios de Facebook no es consciente del uso adecuado de la configuración de seguridad de su perfil y sus actividades, por lo que es extremadamente fácil echar un vistazo a sus vidas privadas y hacer un listado de su red de amistades. Por eso Facebook podría ser la más poderosa herramienta jamás creada para el control de la población.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿qué aspectos de Facebook podríamos utilizar para alcanzar nuestros objetivos? En primer lugar, Facebook es una forma de emisión de información. Uno no necesita conocimiento especial o particular para emitir información, noticias, opiniones. En segundo lugar, Facebook tiene una fuerza auto-organizadora que es ampliamente utilizada por diferentes movimientos sociales. Ya hemos hecho los primeros experimentos en este campo. En tercer lugar, Facebook es un buen instrumento para popularizar nuestro partido entre la gente joven, incluyendo intelectuales. Como se dice “en Facebook todo el mundo puede ser un editor, un creador de contenidos, un productor y un distribuidor”. Es algo que le gusta a la gente joven.

Es muy importante que utilicemos este foro. Si utilizamos Facebook para construir nuestras redes, si tenemos una base de datos desarrollada, podemos alcanzar con nuestros materiales a al menos 1 ó 2 millones de personas. Si quisiéramos preparar y distribuir 1 ó 2 millones de panfletos, sería una misión imposible para nuestro partido. Pero no debemos olvidar que Facebook y el resto de redes sociales son un arma importante en nuestras manos, pero no resuelven nuestras tareas en lugar de nosotros.

Como en el caso del resto de medios de Internet y de comunicación móvil, en este caso debemos recordar además que Facebook no crea maravillas. No sustituye al duro trabajo preparatorio, no hace innecesarios para el trabajo político los esfuerzos colectivos disciplinados y, naturalmente, Facebook no sustituye a la comunicación cara a cara. Quienes están siempre con el ordenador y utilizan Facebook tienden a escoger la comunicación on-line antes que tener una conversación de la vida real. Cuando el problema se deteriora, el usuario se vuelve introvertido y tiene una sensación inusual cuando se encuentra con extraños. Los camaradas jóvenes piensan muy a menudo que es suficiente hacer una buena campaña en Facebook para preparar un acto o evento exitoso. No, no es suficiente. Debemos encontrarnos con la gente personalmente y hablar con ellos.

El uso de materiales de vídeo se hace cada vez más importante. No hemos creado aún nuestra televisión por Internet, pero estudiamos seriamente esta posibilidad. Muchos partidos comunistas en el mundo tienen alguna forma de televisión por Internet. Utilizamos diferentes portales donde se comparten vídeos, YouTube, etc., para distribuir nuestros materiales.

Los blogs también se usan ampliamente en el trabajo político. Al utilizar los blogs, los comunistas pueden dar descripciones de los acontecimientos políticos, enviar materiales tales como gráficos o video. Es útil saber que la mayoría de los blogs son interactivos, que permiten a los visitantes dejar comentarios e incluso mensajearse mediante widgets.

El uso de Internet y de la comunicación móvil ayuda a nuestros partidos a tener una mejor influencia en las mentes de la gente. Al mismo tiempo, ayuda a modernizar nuestros propios partidos. Así podríamos hacer que mucha más gente joven coopere con nosotros. Podemos dar nuevos aspectos a nuestro trabajo político. Podemos incluso cambiar el aspecto de nuestras sedes, mejorando la imagen pública de nuestros partidos.

Pero a la vez que utilizamos todas estas nuevas formas de comunicación, no debemos olvidar que son propiedad del capital privado y del Estado burgués. Esto quiere decir que estas comunicaciones son muy vulnerables, la comunicación móvil puede ser cortada o bloqueada en cualquier momento, nuestro enemigo tiene acceso a la información disponible en la Red, la controla y en cualquier momento la puede utilizar contra nosotros. Está claro que debemos utilizar en nuestro beneficio estas vías de información, que son rápidas y baratas, pero a la vez debemos crear un sistema alternativo de información y comunicación entre partidos, inaccesible para nuestro enemigo.

Perspectivas de cooperación internacional

Las fuerzas burguesas unifican sus recursos políticos y materiales en la lucha contra los partidos comunistas y obreros. Desgraciadamente estamos lejos de ellos y hacemos menos de lo que podríamos hacer por remediarlo.

Solidnet es una excelente forma de cooperación internacional. El servidor es la generosa contribución de los camaradas griegos, y los diferentes partidos ayudan con sus materiales escritos. La parte de audio y video contiene únicamente unas pocas fotos y se pueden incluir materiales de alta calidad. Los distintos partidos publican sus materiales en diferentes idiomas. El carácter de los documentos es también muy diferente. El desarrollo de la cooperación en el campo del uso de Internet y la comunicación móvil es una exigencia de los tiempos.

Habitualmente hay dos argumentos contra una más amplia cooperación internacional. En primer lugar, la falta de dinero y, consecuentemente, de cuadros. En segundo lugar, temores políticos que dificultan la cooperación en otros campos también. Sí, todos nosotros estamos en una difícil situación material. ¡Pero miremos un poco más allá! Construyamos nuestra cooperación sobre la base del interés mutuo: te doy algo, me das algo. Pero primero veamos qué hace falta.

Necesitamos una base de datos más amplia y actualizada del movimiento comunista internacional. La base de datos debe incluir la lista de partidos, nombres de sus principales dirigentes, direcciones electrónica y postal, y teléfonos y, quién sabe, otras informaciones.

Necesitamos un archivo correcto y amplio de los documentos básicos del movimiento comunista y obrero. No sólo tendría importancia práctica, sino que también sería una valiosa contribución al desarrollo de la teoría marxista-leninista.

Necesitamos un servicio de foto y vídeo que pueda ser utilizado para nuestros periódicos, panfletos, programas de Internet.

El avance en estas áreas nos llevaría a la creación de una Solidnet renovada y a una mejor coordinación entre Solidnet y las páginas nacionales.

¿Cómo podemos hacerlo? Todos los partidos que estén interesados en tal proyecto deberían firmar un acuerdo. Todos los participantes tienen el derecho a descargar la misma cantidad de información que han subido. El sistema debería ser cerrado; todos los participantes utilizarían un código para acceder. El resto podrían utilizar el sistema a cambio de dinero. Nuestros partidos están interesados en mejorar su propia actividad y por eso suponemos que se unirían al sistema. El resto de personas pueden estar interesadas en comprar nuestra producción porque a veces somos los únicos productores de información de este tipo. Recordemos los acontecimientos en Grecia, las elecciones en Rusia o el encuentro de movimientos comunistas, etc. Paso a paso seríamos capaces de construir un servicio de noticias independiente.

¿Qué más necesitamos? Necesitamos un sistema mejor y más rápido de coordinación diaria. Hoy es el teléfono, el correo electrónico. Las posibilidades técnicas de los partidos nos permitirían utilizar Skype o algún otro programa para contactos telefónicos directos.

Y, en primer lugar, debemos empezar a discutir estas cuestiones. Será de extraordinaria importancia dedicar un encuentro especial de los partidos comunistas y obreros al problema del uso de los medios partidarios en la lucha ideológica y política contemporánea de la clase obrera.

Todos estos paso se pueden dar sin grandes costes materiales. Naturalmente, exigen algún esfuerzo financiero, pero en primer lugar exigen nuestra determinación política para utilizar los más modernos métodos en nuestra lucha contra el capitalismo.

Notas

[1] V. Lenin: Obras completas, Volumen 31. p. 17-118. Editorial Progreso, Moscú, URSS, 1964. www.marxist.org/archive/lenin/works/1920/lwc/index.htm

[2] Conversación con Manuel Castells.

http://globertroffer.berkeley.edu/people/Castells/castells-con4html

[3] Manuel Castells, Mireia Fernández-Ardévol, Jack Linchuan Qui, Araba Sey: Comunicación Móvil y Sociedad, p. 144-145. The MIT Press, Cambridge, Massachusetts, Londres, Inglaterra, 2007.
[4] V. Lenin. Obras Completas, Editorial en Lenguas Extranjeras, 1961, Moscú, URSS, Volumen 5. pp.347-553.

http://www.marxist.org/archive/lenin/works/1901/witbd/index.htm

[5] David Kirkpatrick. El efecto Facebook, pp.31-40. Simon and Schuster, New York, 2010.

Tomado de Revista Comunista Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *