BRICS Plus: un desafío a las potencias dominantes

fot-brics-plus

La voluntad para modernizar organismos de gobernanza mundial, como Naciones Unidas, el Banco Mundial y el FMI, centraron la cumbre de los BRICS en Xiamen, donde los países miembros también dejaron de manifiesto la necesidad de generar más apertura e inclusión.

Tras dos días de reuniones entre los presidentes de Brasil, China, Rusia y Sudáfrica, así como del primer ministro de India, Narendra Modi, llegó a su fin la Novena Cumbre de los BRICS el 5 de septiembre en la provincia china de Xiamen.

La reunión fue tomada como un relanzamiento de esta unión de economías emergentes que se formó en 2009. También marcó la apertura del bloque a otros países para potenciar el concepto de crecimiento justo y equitativo, definido como un objetivo al momento de constituirse.

Para Jorge Armijo, analista integrante del Instituto de Estudios Internacionales del Senado de México, las claves de esta cumbre fueron ampliar los alcances de los BRICS bajo el lema de “una alianza más fuerte para un futuro más brillante”. En esta edición se buscó además concretar mayores esfuerzos para la coordinación de políticas en foros internacionales sobre asuntos de seguridad y promover una agenda común para el desarrollo sustentable.

“Se quiere impulsar un entendimiento entre las diferentes civilizaciones a través de la cultura y la globalización, y la gobernanza económica global en un contexto donde hay tintes proteccionistas en Europa y EEUU”, aseguró a Sputnik Armijo.

Según los datos aportados por el experto, los países que integran este bloque ocupan el 26% de la superficie terrestre y tienen cerca del 43% de la población mundial. Además, cuentan con “una gran influencia en instituciones internacionales como el Banco Mundial o el FMI”.

“En el Banco Mundial representan el 13% de las votaciones, mientras que en el FMI cubren cerca del 15% de las cuotas de participación. Además los índices de crecimiento de PBI de China e India son de los más altos del mundo”, agregó.

En la edición de este año los BRICS acordaron facilitar la integración de mercados financieros y fortalecer la cooperación en energía. Además, se formalizó por primera vez el concepto de BRICS Plus, que alude al Diálogo de Países en Desarrollo y Economías Emergentes en cuya primera edición participaron además los líderes de Egipto, Tayikistán, Tailandia, Guinea y México. Esta estrategia apunta a contrarrestar las acciones proteccionistas y favorecer la globalización “abierta e inclusiva”.

“Son países emergentes con economías con grandes potenciales y líderes en sus respectivas regiones. La invitación para la ampliación ha sido orientada a países estratégicos para los cinco socios del BRICS. Los alcances en este sentido van a ser muy destacados”, subrayó el analista.

Advierten de las catastróficas consecuencias que tendría inminente cierre del Gobierno de EEUU

Las agencias de calificación internacionales han advertido de las catastróficas consecuencias que tendría para la economía de EEUU otro cierre del Gobierno, que podría volver a producirse este otoño.

“La ausencia de acuerdo sobre la subida del techo de deuda tal vez tenga consecuencias más catastróficas que las que tuvo sobre la economía de EEUU el colapso del banco Lehman Brothers en 2008”, afirma la economista Beth Ann Bovino de la agencia S&P Global Ratings en su artículo, citado por la agencia rusa RBK.

Si el Gobierno de EEUU deja de funcionar a partir de octubre, el PIB del país norteamericano va a perder cada semana 0,2 puntos porcentuales o 6.500 millones de dólares. Por su parte Fitch Ratings comunicó la semana pasada que en caso de que el Congreso de EEUU no suba a tiempo el techo de deuda, la agencia puede bajar su calificación crediticia del nivel máximo AAA.

El empeoramiento de la calificación crediticia de EEUU amenaza con disminuir la confianza de los acreedores en la solvencia del país.

Desde noviembre de 2015 y hasta marzo de 2017, el límite de deuda en EEUU había sido suspendido, es decir el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos podía tomar préstamos de forma ilimitada.

Sin embargo el 16 de marzo del 2017 el techo de deuda volvió a ser fijado a nivel de 19,81 billones de dólares. Para esta fecha, la deuda pública de EEUU casi se acercó a este límite.

Esta fue la razón por la que a partir de marzo del 2017 el Departamento del Tesoro de EEUU aplicó medidas extraordinarias para poder cumplir con sus compromisos presupuestarios.

No obstante estas medidas pueden utilizarse solo de forma temporal hasta que termine su plazo. Después de que eso ocurra, el ente solo podrá contar con restos de efectivo e ingresos diarios que provienen de la recaudación de impuestos.

Estos recursos financieros serán insuficientes para poder financiar todos los gastos del Estado. En este caso el Gobierno de EEUU puede dejar de cumplir algunos de sus compromisos.

El centro analítico Bipartisan Policy Center valora que el Día D puede llegar ya a comienzos o en la mitad de octubre.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *